La historia de Chris, un granjero sin extremidades que inspira al mundo

Su nombre es Chris Koch, proviene de la ciudad de Canadá y se volvió viral gracias al programa de Oprah, en donde contó su historia de vida y motivó a miles de espectadores. Chris nació sin extremidades, pero eso nunca le impidió nada, ni siquiera de desarrollar sus tareas como granjero e incluso manejar tractores.
Creció en un pequeño pueblo de Canadá, aprendió a jugar al golf, practicar esquí y snowboard, tocar el piano y el violín e incluso se convirtió en voluntario de varias causas, entre ellas la de brindar apoyo a los amputados en guerra cuando tenía tan solo 9 años, y fue premiado por el gobierno por ser el ciudadano más joven en postularse en una causa de esa magnitud.
Cuando creció supo que debía estudiar algo relacionado a la historia y a la psicología. Continuando como voluntario, trabajó con muchas obras de caridad y viajó alrededor del mundo. En uno de sus tantos viajes que emprendió solo, se destacó por recorrer la ciudad en skate y llamó la atención de varios de los habitantes.
En el año 2016, Koch recibió mucha atención ya que a raíz de una recaudación para el Zoológico de Calgary, trepó los 802 escalones de una torre en menos de media hora y ayudó a contribuir una suma de 2000 dólares.
Luego, se hizo conocido por sus redes sociales y sus largas charlas TED, en donde inspira a las personas a nunca rendirse y no tener excusas, ya que según Chris, el que quiere, puede.
Otro de los motivos por los que se destaca es por su sentido de humor, ya que siempre se ríe de sí mismo, de manera tal que en una de sus tantas anécdotas en una charla TED, contó que en Halloween los chicos se quedan sorprendido de su «disfraz», y él se ríe diciendo que vuelvan el primero de noviembre que lo verán de la misma manera.
Otra de las cosas que suele dejar en claro es que su independencia es como la de cualquier otra persona, aunque a veces no titubea al momento de tener que pedirle ayuda a sus padres Barb y Bruce.
A pesar de poder hacer todo al igual que una persona que tenga brazos y piernas, necesita de energía extra por todas las actividades que realiza durante el día. Chris conoce sus limitaciones y sabe que debe cuidarse en algunos aspectos, sabe hasta donde exigirse y se encuentra muy orgulloso.
Al crecer en una granja, no tuvo tiempo para sentirse limitado ya que sus hermanos, padres y abuelos querían que haga las mismas tareas que ellos para que no sienta excluido de ninguna actividad. Fue así que de a poco pudo entender cómo manejarse en la vida.
Hoy se encuentra viviendo su sueño, encontrando un balance entre su granja y sus charlas que brinda en invierno en Canadá y en el exterior.
«No cambiaría nada de mi vida, no fui engañado por la vida, todos tenemos la oportunidad de ser felices o miserables cuando nos levantamos todos los días, yo elijo ser feliz», afirmó en una entrevista en el programa de Oprah.

Fuente: Infobae